modelo chino de 80 años

El modelo chino Deshun Wang, es un hombre que ha tirado por la borda todas las ideas que teníamos sobre la vejez. A sus 80 años hace gimnasia tres horas al día y acaba de iniciar su carrera como modelo profesional, un mundo que hasta hace no mucho, parecía ser sólo para jóvenes.

PUBLICIDAD

La primera vez que el modelo chino Deshun Wang desfiló en una pasarela tenía 79 años. Su debut fue nada más y nada menos que en la Semana de la Moda de China, luciendo unos pantalones del diseñador asiático Sheguang Hu. Wang desfiló junto con otros modelos mucho más jóvenes que él, pero no tuvo problemas a la hora de mostrar su pecho al descubierto y enseñar que un hombre a su edad también puede lucir un cuerpo atlético si realmente se lo propone.

La historia de este sorprendente modelo chino es fascinante y demuestra que la juventud sólo es cosa de actitud. A la edad en que muchos pensamos que el rumbo de nuestras vidas está completamente definido y es prácticamente inamovible, él se propuso cambiar e indudablemente lo consiguió.

PUBLICIDAD

Con 44 años Wang decidió que era tiempo de estudiar inglés. A los 50 se propuso cambiar su estado físico y ponerse en forma y, aunque no con poco trabajo, lo logró. A los 57 comenzó a trabajar como escultura viviente en las calles y galerías comerciales soportando horas en difíciles posturas, pero no se dio por vencido. A los 65 años aprendió a montar a caballo, a los 78 aprendió a conducir moto y a los 79 entró en el exigente mundo de la moda.

Deshun Wang, nacido en la provincia china de Shenyang, ha entrado ya en la década de los ochenta y es todo un ejemplo de que la edad no es más que una excusa para no afrontar nuevos retos, ya sea por desidia o por miedo al fracaso. Según su idea de la vida «Una forma de saber si eres viejo o no es preguntándote: ¿Te atreves a probar algo que no has hecho nunca antes? La naturaleza determina la edad, pero tú determinas tu estado de ánimo». En atreverse a actuar está la verdadera diferencia.

PUBLICIDAD

Y es que nada es imposible si realmente lo deseamos y trabajamos con empeño para conseguirlo. Sólo hay que tener una determinación firme y ponerse manos a la obra.

Quizá una de las cosas que más costaron a este modelo chino de 80 años fue conseguir la forma física que hoy luce. Sin embargo su decisión lo llevó a ejercitarse tres horas diarias, porque estaba decidido a lograrlo. Recuperó la fuerza y la movilidad después de años de sedentarismo y no sólo mejoró su estado físico sino también su estado mental y hoy asegura que entrenar el cuerpo también le proporciona alegría. Y es que los beneficios del ejercicio físico son infinitos.

Todo un símbolo del lema “nunca es tarde para…”, porque si focalizas tu mente de verdad en un objetivo, entonces nada puede frenarte, y Wang lo ha demostrado con creces. La edad no ha sido nunca un problema para él.

Ahora, tras haberse mostrado en la semana de la moda de China, Wang se ha convertido en un símbolo para su país y en una fuente de inspiración. Personas de todas las edades se sienten inspiradas al ver el ejemplo de este hombre que no ha aceptado nunca un no por respuesta. La edad nunca ha sido un problema para él y ahora que es todo un octogenario no se resigna a convertirse en un “abuelo” sin ilusiones ni ganas de vivir. Todo un ejemplo!

PUBLICIDAD