PUBLICIDAD

Videollamadas para estar juntos a pesar de la separación

Salud y Bienestar

Videollamadas para acortar distancias y mantenernos unidos

Siempre decimos que gracias a las nuevas tecnologías podemos estar en contacto con personas de todas partes del mundo, pero creo que hasta este momento, no éramos conscientes de la importancia que podían llegar a tener para nosotros.

PUBLICIDAD

Sí, vivimos rodeados de tecnología, de aparatos conectados, llevamos el mundo en nuestra mano gracias al teléfono móvil y la gran mayoría de nosotros tiene “amigos” en las redes sociales que ni siquiera sabe que existen.

PUBLICIDAD

Videollamadas para acortar distancias

Ahora que nos vemos obligados a quedarnos en casa para evitar contagiarnos o contagiar a otros, nos damos cuenta de la bendición que significa para nosotros vivir en el siglo XXI, un momento en el que las nuevas tecnologías nos regalan la fortuna de acortar distancias y nos permiten sentirnos cerca de aquellos que amamos y de los que las circunstancias nos mantienen separados.

Sólo hoy, gracias a las videollamadas, he podido compartir momentos fantásticos con dos personas a las que quiero muchísimo. Un hombre que es como un padre para mí y cuyo sentido del humor se mantiene inalterable y una de las mujeres más fuertes que conozco y que significa mucho en mi vida. Ambos han atravesado hace bastante la década de los 80 y además de vivir en el otro lado del planeta, están confinados como la mayoría de la población mundial (más teniendo en cuenta su edad).

Aunque seguro que no entienden del todo el concepto de internet, WhatsApp o redes sociales, han aprendido a contestar y a hacer videollamadas y, gracias a eso he podido disfrutar de momentos impagables de charla, risas y complicidades que no compartía con nadie de esa manera desde hace mucho tiempo.

PUBLICIDAD

Los regalos ocultos en la crisis

Estamos viviendo una crisis sanitaria mundial, de eso no hay duda, pero es una crisis que viene cargada de bendiciones, regalos que de otro modo no veríamos. Yo personalmente estoy descubriendo las maravillas de bajar las revoluciones.

Acostumbrados a una rutina diaria frenética, llena de obligaciones, compitiendo para conseguir ser el más fuerte, el más rápido, el más eficiente…, no tenemos tiempo casi ni de respirar. Pero ahora la vida nos ha forzado a echar el freno y por fin disponemos de tiempo para mirar a nuestro alrededor.

De repente me doy cuenta que en mi loca carrera he dejado a muchos amores olvidados en el camino. Gente a la que amo con toda mi alma pero a la que he ido postergando por  esa odiosa “falta de tiempo”.

Y entonces, en el fondo de mi corazón empieza a nacer una profunda gratitud. Agradezco este “paréntesis”, este “entre acto” que me regala algo que siempre debió de ser mío: tiempo. Tiempo para descansar, tiempo para reflexionar y sobretodo, tiempo para recuperar la cercanía con todos aquellos a los que tenía apartados.

Poder reírme como nunca… o como siempre, con esa maravillosa mujer a la que quiero como a una madre, borra todo rastro de negatividad que pueda haber en mi corazón por el confinamiento obligado y la imposibilidad de hacer las cosas que me gustan.

Doy gracias por toda esa tecnología… nuevas tecnologías las llamamos, aunque ya no son tan nuevas… que aunque no entienda del todo cómo funcionan, hacen posible que nadie esté solo a pesar de estarlo.

PUBLICIDAD

Una forma de burlar a la soledad

Los que ya hemos pasado hace rato los años jóvenes, solemos ser sarcásticos, duros y poco tolerantes con quienes “viven enganchados” a internet, a los juegos o a las redes sociales. Por supuesto cada quien es libre de hacer lo que quiera y los demás también son libres de pensar lo que quieran.

Sin embargo esa misma tecnología que nos permite interactuar con gente que con seguridad no conoceremos nunca en persona, es la que nos permite ahora mantenernos en contacto cercano con aquellos a los que echamos de menos y con los que no podemos estar por el momento.

Puede que pienses que siempre nos quedan las tradicionales llamadas telefónicas y en parte es cierto, pero nada (por lo menos para mí) se compara a la posibilidad de verse cara a cara. Eso es lo que de verdad nos acerca y por eso, que podamos tener la posibilidad de hacer videollamadas es toda una bendición.

En este momento tan difícil que nos está tocando vivir, gracias a una rara enfermedad que fuerza a más de la mitad de los habitantes del mundo a quedarse en sus casas sin salir, son esas nuevas tecnologías las que nos libran de la soledad y nos mantienen cerca de aquellos a quienes amamos.

Por eso, sin importar la edad que tengas, lánzate de lleno a disfrutar de todas las ventajas que ofrecen esas nuevas tecnologías. Por supuesto que sus posibilidades son infinitas: música, libros, películas, series, juegos, clases para aprender casi cualquier cosa, hacer amigos, pero por encima de todo, la posibilidad de mantenerte en contacto con aquellos a los que quieres.

Puede que te haya tocado quedarte sol@ en casa en esta cuarentena forzosa, o si no sol@ sí lejos de mucha gente a la que quieres. No permitas que la distancia física sea una separación, aprovecha la tecnología para regalarles tu mirada, tu sonrisa y tus palabras.

Y sobre todo, utiliza este tiempo de parón forzado para mirar a tu alrededor y retomar el contacto con todos esos amigos o familiares que tienes olvidados por “falta de tiempo”. Ahora todos (o casi todos) tenemos tiempo y estamos ansiosos de dar y recibir cariño y compañía. Haz todas las videollamadas que necesites y no dejes que la separación sea real.

La tecnología nunca podrá reemplazar al contacto físico, no nos librará de la necesidad de abrazar, besar y acariciar a los que queremos, pero por lo menos nos facilita mantenernos cerca y compartir muchas cosas.

Recuerda…

No dejes que se te escape ninguna de las bendiciones que esta situación tan impensable te está regalando. Es verdad que son tiempos difíciles y que deberemos afrontar consecuencias que todavía no podemos ni siquiera prever, pero también es verdad que lo único que tenemos es el aquí y el ahora y mientras estemos vivos tenemos muchas cosas buenas que disfrutar y que agradecer.

PUBLICIDAD

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al rellenar el formulario estás dando el consentimiento expreso al tratamiento de tus datos (guardar tu comentario y datos del formulario en el blog) conforme al Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Javier Ruiz como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos es responder a tu consulta o comentario. Los datos estarán almacenados en los servidores de nuestra web ubicados en Webempresa, y podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de los mismos. Puedes consultar la información completa y detallada en la página de política de privacidad.